martes, 5 de mayo de 2009

La dura vida del borracho nipón


Ser un borracho de pro en Japón no es ninguna bicoca. En este período vacacional denominado "Golden Week" (semana dorada), en el que se acumulan días festivos por valor de una semana, incluyendo el Día de la Constitución o el Día de los Niños (hoy 5), los beodos no descansan. Y por aquello de que los japoneses hacen huelga trabajando aún más, este ejemplar de edad avanzada y sin duda amplia experiencia ponía todo su ahínco y tesón ejecutando sus medidos pasos de baile al ritmo (o más bien arritmia) de la música eika: un estilo híbrido entre música tradicional japonesa y occidental.

Un baile espontáneo sin ton ni son no debería llamar mucho la atención (perdóneseme el pareado), pero no cabe duda de que estar bailando sin parar hasta la noche no es moco de pavo. Efectivamente, cuando volvimos a la estación de Nakano después de estar con nuestro amigo Hiroki, ahí seguía tan campante, pero esta vez bailando al compás del otro grupo callejero.

En este pequeño vídeo grabado con el móvil japonés, de calidad ciertamente lamentable, se puede vislumbrar la tremenda castaña que llevaba este pobre hombre. En estos tiempos de crisis, no hay nada como ahogar las penas en alcohol (aunque este sujeto parecía haberse bañado él mismo en todo tipo de licores). No se pierdan los pasos laterales de soberbia ejecución.


video

4 comentarios:

  1. Pues para estar bien cocido no baila tan mal. Peor los hemos visto, que no iban ni muchos menos cocidos, y no tenían ningún reparo en mostrar sus dotes bailarinas al son del mismísimo Michael Jackson.

    Lo que pasa es que tú no sabes apreciar el arte (y ahora que se jXXX Servando).

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con Diego Pieno -autor del otro comentario-. Te recuerdo querido sobrino que tu tio Juan precisamente ni medio cocido puede ejecutar ni de lejos dos pases de baile como el del video, y mucho menos los tan estilosos pases laterales, es por ello que antes de criticar al prójimo hay que verse el ombligo no sólo familiar sino también de uno mismo.
    Un besazo tu tía Mary -que desde que sabe entrar en el blog no para-.

    ResponderEliminar
  3. @Diego: ¡Ja, ja! ¿Me estás provocando para que suba el vídeo de ese personaje? Me lo voy a pensar...

    @Mary: ¡Gracias por venir :-)! Sin duda se requiere cierta maña para ejecutar tales pasos de esa forma cuasi impecable, sin perder de vista a su fiel público. Esto impresiona por igual tanto a abstemios como a dipsómanos.

    ResponderEliminar
  4. Hola sobrino gracias por hacerme levantar del sillón y buscar la palabrita que has escrito en tu comentario "dipsomanía", te lo agradezco más que nada por tratar de tomar alguna ventaja a la celulitis ferozmente instalada en ciertas zonas de mi cuerpo. Besiños muuuuuuuuuuuuuuy fuertes. T. Mary

    ResponderEliminar