martes, 14 de diciembre de 2010

Baño japonés

Últimamente me ha dado por aprovechar la bañera de generoso tamaño que hay en esta residencia para darme unos merecidos baños, especialmente después de una hora de footing.

Siempre me ha parecido difícil de creer que sea una costumbre diaria para muchos japoneses, por el empleo masivo de agua que ello supone. Para no desperdiciar, toda la familia suele emplear la misma agua, lo cual supone que el primero en entrar será el más privilegiado. En una sociedad tan jerárquica y patriarcal como la japonesa, ese honor se reserva al cabeza de familia. Como muchos lectores saben o suponen, los japoneses son unos auténticos apasionados de los onsen o baños termales; una versión asiática de los finlandeses, salvando las distancias y el hecho de que sauna y baño no es lo mismo. ¿Para qué habré puesto este ejemplo?

Durante gran parte del tiempo que he vivido aquí no había utilizado el panel de control de la bañera, por miedo a escarallar algo, pero lo cierto es que al final es tan sencillo como apretar un botón; eso sí, no está de más realizar los ajustes necesarios para asegurarse de que la temperatura y el caudal de agua sean los adecuados.


martes, 7 de diciembre de 2010

Supersticiones

Japón es un país en donde la predominancia de las religiones budista y sintoísta resulta abrumadora, con tan solo un escaso 1% de cristianos. Si bien toda religión en sí es, en cierta manera, una forma de superstición, a lo largo de mi estancia en este país (y por extensión en Asia) me he dado cuenta de que tiene mucha más presencia a este lado del planeta.

Los números son un clásico en este apartado, y Japón no podía ser menos. Ya hemos citado en otra ocasión el ejemplo de las monedas que tiran los japoneses en su visita a los templos budistas:

El tirar 5 yenes es positivo, porque la pronunciación de "cinco yenes" (goen 五円, go es 'cinco' y en, 'yen') en japonés coincide con 'buenas relaciones/vínculos/lazos afectivos' (goen 御縁) en el sentido budista. En el caso de la última palabra, está formada por go (prefijo honorífico) y en, un vocablo extremadamente polisémico: 'parentesco, alianza, afinidad, destino, conexión...' ¿Y por qué 15 yenes es la mejor cantidad? Pues se trata de un juego de palabras. "15 yenes" se dice en japonés juu-go en (juu: 'diez'). Pero hete aquí que la palabra juubun significa 'suficiente/abundante'. Por lo tanto, al combinar la moneda de cinco con la de 10 implica abundancia de goen, es decir, de buen karma.

He aquí pues la razón por la que el número cuatro es portador de mal fario en japonés, ya que se pronuncia shi, al igual que el kanji de muerte (死). Tal calado tiene esta creencia, que si probáis a ir a un hospital japonés nunca encontraréis el cuarto n.º 4. Cuando acompañé a Mika al hospital el pasado domingo, me fijé en el número de las varias consultas, que iban del 1 al 6. Pero sólo había cinco: 診察室-1、診察室-2,診察室-3、診察室-5 y 診察室-6. Hoy, en otro hospital, lo mismo del 1 al 5.

Sin embargo, el mal agüero no solo se evita en el caso de los números: otsukuri para referirse a sashimi o atarime para referirse a surume son otros ejemplos. ¿Por qué? Pues porque el primer kanji de sashimi (刺身) porta el significado de 'cortar' (por ejemplo al clavarte una puñalada trapera). En el segundo caso, el suru de surume (, calamar seco) da mal rollito porque alude al verbo suru. Hay varios verbos que se pueden pronunciar así en japonés, pero uno de ellos significa 'perder' (por ejemplo al apostar dinero en el pachinko, las carreras de caballos, la bolsa...). Por lo tanto, mejor eludir que aludir.

¿Son exclusivas de Japón estas creencias de morondanga? Pues claro que no. En China el 4 y el 5 son números infaustos: el primero lo es por la misma razón que en japonés, mientras que el segundo (5) también alude a 'la nada'. En España y gran parte de Occidente tenemos un ejemplo bien claro con el número 13; Hasta el insigne campeón de motociclismo Ángel Nieto evita por todos los medios utilizarlo para referirse a su número de cetros mundiales, sustituyéndolo por un inocuo 12+1. En Italia el 17 es el malo de la película. Según la Wikipedia:

En Italia, el 17 es el número de la mala suerte. Esto se debe a que, en la numeración romana, 17 se escribe XVII, que es un anagrama de VIXI, que significa "he vivido", es decir, "estoy muerto", en latín. Por eso, los edificios italianos no tienen un piso 17, los hoteles no tienen habitación 17 y los aviones de Alitalia no tienen fila 17. Cuando la marca Renault exportó su modelo R17 a Italia, se comercializó allí con el nombre "Renault R177".



Quizá sea este último el ejemplo más rebuscado, pero lo cierto es que ciertas supersticiones se siguen a rajatabla. Me resulta muy curioso.

¿Y qué hay de la buena suerte? Pues el 8 y el 9 transmiten buenos augurios en la cultura china (el 9 da mala suerte en la japonesa empero). Y no es ninguna broma. De hecho, sirva el pasado 9 de septiembre como una buena forma de probar la mentalidad supersticiosa de la cultura china o, en este caso, taiwanesa. Os recomiendo la lectura de este artículo de La Voz de Galicia sobre la boda en un solo día, más señalado de lo normal, de 6000 parejas taiwanesas.

martes, 30 de noviembre de 2010

Polvo de nieve

Pauliña, tan pura de corazón como la blanca nieve. Sirva esta canción, titulada konayuki (粉雪: kona= (en) polvo, yuki= nieve) como homenaje a la persona que descumple años hoy. ¡Feliz descumpleaños!



Si te ha gustado esta canción, aquí tienes la versión en directo:


domingo, 28 de noviembre de 2010

La efímera vida del diente de león

Los japoneses se pirran por la fugacidad con la que la flor del cerezo se desprende para yacer en el suelo y teñir de blanco los verdes prados de los parques. Su contemplación es una cita ineludible por lo que a la idiosincrasia japonesa se refiere. Pues bien, en este vídeo podemos comprobar cómo se desarrolla este proceso en el caso de un diente de león.

Resulta un poco vergonzoso reconocerlo, pero lo cierto es que mi mente nunca había conectado ambas imágenes, tan dispares ellas.





Bella metáfora para la vida humana. Solo disponemos de una, y tenemos que disfrutarla al máximo. Desde hace un tiempo baso mi día a día en este principio epicúreo, tratando de evitar las obsesiones y preocupaciones excesivas en la medida de lo posible, tratando de ver las cosas por el lado positivo. Sin duda vivimos en unos tiempos duros, pero hay muchas personas que lo pasan mucho peor que nosotros y no debemos de dejar de ser conscientes de ello. Por lo tanto, ¡alegría y a disfrutar de las vacaciones con sus hijos y hermanos favoritos! Esto va lógicamente para don Servando, que cumple años hoy 28, y doña Paula, que lo hace dos días después. ¡Hasta pronto!

jueves, 18 de noviembre de 2010

Japón, la otra vía: volumen 9

Estos son los servicios de una restaurante japonés especializado en udon (fideos gordos de carallo, para los no entendidos) al que fui ayer. El dilema presentóseme cuando me dispuse a ir al servicio. Al más puro estilo Matrix, en la puerta de la izquierda había una barra vertical de color rojo (que no rosa), mientras que en la derecha estaba su némesis, la díscola barra azul. Ante la falta de seguridad me vi obligado a consultarlo con mis tres amigos (una coreana, un chino y una taiwanesa, parece un chiste). Ninguno vaciló en su respuesta, de tan obvia que les parecía.



Un poquito de participación: ¿Por qué puerta os decantaríais vosotros, amigos?

domingo, 14 de noviembre de 2010

Máquina expendedora de cangrejos en China

«Ya no saben qué inventar», dirían algunos. El vídeo está en español, aunque solo parcialmente. Esta máquina tan particular podrá sorprender a un occidental, pero la cultura de las expendedoras en Japón no le va a la zaga precisamente. Hay máquinas expendedoras con pantalla completamente táctil (como un iPad enorme), las hay que venden solo plátanos (como el del vídeo, 5000 en tres meses), paraguas, hamburguesas, verdura... ¡hasta bragas usadas!

Hace poco me llegó un correo electrónico sobre la nueva moda que causa furor en Japón: las faldas transparentes. La verdad es que, además de ser un bulo con varios años de antigüedad, es un montaje penoso; resulta tan obvio que a su creador debería darle vergüenza no manejar mejor el Photoshop. Aun así, este tipo de curiosidades tan estrafalarias, como la de esta entrada, lo hacen más creíble.



viernes, 12 de noviembre de 2010

La montaña rusa definitiva

Un vídeo impresionante de la montaña rusa del parque temático de Ferrari en Abu Dabi. Llega a alcanzar los 240 kilómetros por hora en apenas 5 segundos. Me encantaría probarlo, la verdad.

A todo esto, la grafía correcta para la capital federal de Emiratos Árabes Unidos es Abu Dabi, y su gentilicio abudabí y abudabíes.




Como dato curioso, me parece que ya hemos visto las cartas que escondía Alonso bajo la manga para esta carrera. Se le caen concretamente en el segundo 24.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Publicidad a la japonesa

Paseando por Shinjuku hace un tiempo me encontré con esta muñeca hinchable enorme, la figura con la que cualquier pervertido soñaría compartir lecho. El producto anunciado era un nuevo modelo de una cámara fotográfica, la que está sosteniendo la susodicha.


lunes, 8 de noviembre de 2010

Japón, la otra vía: volumen 8

Algunos de vosotros sabréis que en Japón no hay horario de invierno ni verano. En otras palabras, no se cambia la hora a finales de octubre o de marzo. ¿Por qué será? ¿Son pues efectivas las razones esgrimidas del ahorro de energía para llevar a cabo tal cambio?

En Japón no parecen tener problema. Ahora bien, lo que muchos no saben es que un día japonés tiene 28 horas, lo cual puede quizás influir. Véase si no esta imagen que anunciaba los horarios del Gran Premio de Brasil en el canal japonés Fuji TV.



Dios mío, ¿cuál es la explicación? Como habréis podido suponer, esas horas tan llamativas designan a la madrugada del día siguiente. En uno de los textos que he leído recientemente para practicar la comprensión escrita en japonés, el autor hablaba precisamente sobre este tema. En él mostraba su sorpresa ante la extensión en el uso de horas tales como 26 o 27, si bien admitía que en sus tiempos sí había llegado a leer algún 25 de forma excepcional.

Si la cosa sigue así, es probable que en un futuro los japoneses lleguen a quedar a las 36:30 para ver una película. ¡Qué bella morondanga!

jueves, 4 de noviembre de 2010

El paisaje más peligroso

En la entrada anterior (salvando el breve inciso de Halloween) comentábamos dos paisajes cuya contemplación puede suponer un riesgo. Pues bien, la posición número 1 en esta minilista de lugares turísticos en donde flirtear con el peligro lo ocupa una montaña de China, llamada Huashan (Kazan en japonés: 崋山).



Caminar por aquí tiene tela. En uno de los vídeos un chino comenta que esa suerte de andamio se construyó para los taoístas. Tiene 2160 metros de altitud y, según parece, tus plegarias se hacen realidad en este sitio tan místico.



Encontraréis mucha información en español en este vídeo:



Aquí el vídeo casero de alguien que lo ha visitado:




Y para terminar un vídeo sobre la montaña en un programa japonés.


lunes, 1 de noviembre de 2010

Halloween en Tokio

He aquí un par de fotos y un vídeo de la celebración de Halloween en Kawasaki, Tokio.




Y aquí el vídeo. Sin lugar a dudas el retrete es mi disfraz favorito.




A todo esto: ¡feliz cumpleaños, Ari!

sábado, 30 de octubre de 2010

Pasaje al infierno



Gracias al excelente programa "The Best House 123" de Fuji TV he aprendido todo tipo de curiosidades. El lema de este programa, según el libro sobre el mismo que compré recientemente, es "conocer los tres mejores ejemplos de una categoría determinada para comprenderlo todo sobre ella". En este programa en concreto que vi ayer se habla de lugares turísticos peligrosos. El número 3 de la lista es la llamada "piscina del diablo" en las cataratas del Lago Victoria.



El número 2 me resultaba completamente desconocido. Sin embargo, es tal su fama que ha acabado por convertirse en un lugar de atracción turística para los más osados.



Los lugareños se refieren a él como "las puertas del infierno". La verdad es que el demonismo y la creencia en el averno son símiles recurrentes para estos parajes.



Esta cavidad infernal no fue creada de forma natural, sino que se debió a un accidente durante unas prospecciones realizadas en Darvaz (Turkmenistán) 1971. Al parecer, los geólogos andaban a la búsqueda de gas, y a buena fe que lo consiguieron. Durante la excavación el suelo se derrumbó (debido a la caverna que se hallaba en el subsuelo) y produjo un colosal agujero de unos 70 metros de diámetro. Para evitar la propagación del gas venenoso, decidieron inflamarlo para que se extinguiese al cabo de un tiempo. Siempre es mejor que liberar metano a la atmósfera. Esto supone una sabia lección para todos aquellos que expelen sus ventosidades sin remilgos ni remordimientos de conciencia.



Pero la cuestión es que, casi 40 años después, sigue y sigue ardiendo cual pila de Duracell mal reciclada. En abril de este año el presidente del país visitó el sitio y ordenó su clausura. ¿Dejará el infierno de acechar con su presencia a la vuelta de la esquina?

Me imagino que ahora estaréis ansiosos por saber quién ocupa el primer puesto... Dejémoslo para la siguiente entrada.

martes, 26 de octubre de 2010

Ánimo y... ¡que te den por culo!

Habeces uno no repara en ello hasta que experimenta en sus carnes la mala pasada que le juegan inconscientemente algunos elementos de su propia idiosincrasia. Entre estos elementos destacan los gestos: lo que en apariencia no pasa de ser una combinación de muecas o movimientos de extremidades, más o menos inequívocas e internacionales, se convierte en un pérfido traidor cuando interactúan los integrantes de culturas distintas.

No hay que ir muy lejos para encontrar diferencias tan notables como el inocuo símbolo de la victoria. Mostrar el lado exterior de los dedos índice y corazón a tu interlocutor no pasa de tener el significado de '2' en español, mientras que en Inglaterra equivale al corte de manga. ¿Por qué?

Los orígenes se remontan a los tiempos de la Guerra de los Cien Años entre franceses e ingleses. Los arqueros ingleses eran célebres por su destreza. Buena muestra de ello fue la Batalla de Agincourt, donde un ejército inglés formado en su gran mayoría por arqueros masacró con sus arcos largos al ejército rival. No resulta de extrañar, pues, que los franceses procedieran ipso facto a mutilarles ambos dedos una vez hechos prisioneros, para evitar que utilizasen el arco. De ahí que los ingleses se los mostrasen en señal de desafío como diciendo: «Todavía tengo mis dos dedos con los que utilizar el arco, ¡temblad!».

Si bien existen diferencias entre países cercanos, la lista se antoja abundante al contraponer nuestros ademanes con los de una cultura oriental. El gesto de la victoria viene a cuento para ejemplificar el de las tres chicas de la foto. Después de preguntar a varios japoneses, me han dicho que transmite la idea de 'ánimo' y de 'dar lo mejor de sí mismo', reflejado en el tan manido verbo japonés ganbaru (頑張る). La pose del brazo erguido tiene un significado de 'fuerza'.

Sin embargo, un japonés que utilizase este gesto como señal de apoyo o ánimo en nuestras tierras estaría expresando sin quererlo un sentimiento ciertamente diferente.


viernes, 22 de octubre de 2010

¡Cuidado con las abejas!

¿Qué tendrán los japoneses que sus carteles escritos en japanglish resultan tan entrañables como aquellos que no presentan en principio errores de bulto? Lo cierto es que este ejemplar, hallado en la Aldea folclórica de Hida (Hida no sato) me pareció tremendamente simpático. Por supuesto, no falta el dibujito de la abeja. ¿Sería un juego de palabras intencionado?


lunes, 18 de octubre de 2010

Kanjis de países

Si bien la mayoría de los nombres de países se escriben en katakana, el silabario japonés utilizado especialmente para los extranjerismos, hay algunos que tienen su propia versión en el sistema de ideogramas japoneses: los denominados kanji, cuya veneración solo es comparable al odio que suscitan entre algunos estudiantes de japonés.

Resulta interesante saber qué kanji le ha tocado a cada nación. En el idioma chino la asignación se basa en la pronunciación del país en cuestión. Así pues, para el español se utilizan tres ideogramas cuya transcripción fonética sería más o menos /shipanya/: 西班牙. Las ideas que representan son 'oeste', 'grupo' y 'colmillo', respectivamente. Esto funciona también para el japonés: de hecho, si escribís amerika o ajia (Asia en japonés) con el teclado, os saldrá también la versión en kanji: 亜米利加 y 亜細亜 respectivamente.

Pues bien, en caso de tener que emplear uno solo de estos caracteres para representar al país, se escoge el primero: en este caso, oeste. De esta forma el concepto de España se puede abreviar en un solo carácter. De ahí que el concepto «diccionario japonés-español» se pueda escribir en solo cuatro caracteres: 和西(japonés-español)辞典(diccionario).

Dado que los japoneses adoptaron los ideogramas chinos hace siglos, pensaba que esta influencia se reflejaba aún hoy día en las coincidencias entre ambos idiomas para la asignación de ideogramas, pero veo que no son totales. Por ejemplo, 米 ('arroz') es el kanji japonés para Estados Unidos, mientras que el correspondiente en chino es 美 ('belleza'). Hay otros ejemplos. He aquí una pequeña lista:

País
Kanji
Significado
Notas

Irlanda

Amor


EE. UU.

Arroz

En chino:

Argentina

Sub- o “a” para transcripciones fonéticas

Los ejemplos citados de 亜細亜 o 亜米利加. En chino suelen emplear , ideograma que los taiwaneses suelen identificar con Afganistán.

Inglaterra

Distinguido


Italia

“i” para transcripciones fonéticas

Italia: 伊太利亜. En chino designa a Irán, pero el primer país que se le viene a cabeza a una taiwanesa es Irak. En realidad vale para ambos.

India

Marca, sello


Indonesia

Monja (budista)


Egipto

Polvo


Australia

Magnífico, extraordinario

Australia: 濠太剌利. En chino:

Austria

Tierra, costa

Austria: 墺太利. En chino:

Holanda

Orquídea


Canadá

Añadir


Grecia

Raro


Suiza

Buen augurio, auspicio


España

西

Oeste


Tailandia

Tranquilidad


Corea


Actualmente se refiere sobre todo a Corea del Sur, aunque su significado original sea ‘China’.

Alemania

Soledad

En chino: (‘ética’)

Japón

Sol


Hungría

Inundación


Filipinas

Comparación

En chino designa a Bélgica.

Finlandia

Perfume


Brasil

Conde

En chino:

Francia

Buda

En chino: 法 (‘ley’)

Bulgaria

Brusco, levantamiento

'Brusco' va al pelo para el carácter búlgaro. Curiosidad: 勃起 significa ‘erección’. Sí que es un 'brusco levantamiento', sí.

Vietnam

Sobrepasar, exceder


Perú

Secreto


Bélgica

Blanco


Portugal

Uva


Malasia

Caballo


Birmania

Hilo fino


México

Tinta


Mongolia

Ignorancia

¿Resentimiento japonés? Mira que tratar de invadir Japón en medio de un tifón... Ignorantes.

China

Centro


Rusia

Rocío

En chino: (‘repentino’)

Taiwán

Máquina


Polonia

Ola


miércoles, 13 de octubre de 2010

Liu Xiaobo


Probablemente a estas alturas cualquiera conoce a Liu Xiaobo, el disidente chino más famoso que ha recibido recientemente el Premio Nobel de la Paz. Está condenado a 11 años de prisión, mientras que su mujer permanece bajo arresto domiciliario. Su delito consiste en haber sido uno de los principales redactores de un manifiesto, conocido con el nombre de Carta 08, en el que instaba al gobierno chino a implantar derechos tales como la libertad de expresión o el pluripartidismo. Como dice la Wikipedia:

El texto exige que el gobierno chino lleve a cabo reformas en la constitución para promover o permitir un sistema multipartidista, un sistema judicial independiente, la separación de poderes, el control público de los funcionarios públicos, cumplimiento de los Derechos Humanos, elección democrática de los funcionarios públicos, igualdad entre el campo y la ciudad, libertad de asociación, libertad de reunión, libertad de expresión y libertad de religión, educación cívica, protección de la propiedad privada, reforma fiscal y financiera, creación de una Seguridad Social, protección del medio ambiente, la creación de una república federada y una comisión de la Verdad y la reconciliación.

Por todos es conocida la oposición de China a la concesión del premio, la detención de disidentes y el denuedo continuo por acallar cualquier voz opositora, ya que siempre se teme que este tipo de sucesos pueda generar la tan temida revolución. Por lo que parece, el nombre en chino de Liu y el término Premio Nobel fueron censurados en la red social Twitter. El aparato censor ha impedido que la noticia apareciese en las portadas de los medios. ¿Y qué pasa con los medios extranjeros en china?

Pues según me comenta mi amigo Kang, un chino que vive en Japón, la señal de la CNN se cortó justo cuando iban a mencionar el tema, y se restauró cuando cambiaron de tercio. Pese a que la mayoría de los chinos que viven en su tierra natal desconocen a Liu Xiaobo, este no es el caso de los expatriados como Kang, que no ven razón para imponer una censura tan indisimulada. Mantener la armonía entre 1300 millones de personas no es tarea fácil, pero la represión ejercida por el gobierno chino no ha cambiado un ápice; se muestra igual de intransigente y anquilosado que antaño.

El siguiente vídeo no está relacionado con Liu Xiaobo, pero me resulta interesante esta minibiografía visual del artista chino Shui-Bo Wang. Fue uno de los candidatos a los Óscar en la categoría de mejor documental corto.

sábado, 9 de octubre de 2010

Vacaciones estivales 2010 (y 3)

A medida que uno envejece, se va dando cuenta poco a poco de que necesita sentirse identificado, pertenecer a un determinado lugar. Este apátrida recorre otras partes del globo por curiosidad, pero hay ciertas sensaciones que solo tu tierra natal parece poder proporcionarte. Cuando regreso en la época estival a ese pueblo en donde los veranos pasaban volando, me doy cuenta de lo rápido que pasa el tiempo. Me parece estar viviendo todo demasiado deprisa; quiero detenerme y contemplar, cavilar, incrustar en mi mente de forma indeleble esa serie de vivencias que se disfrutan en el momento y se reviven en el recuerdo. No quiero discriminar ningún día ni dejar pasar las horas, pero sí quiero huir del dolor y la desdicha. Las pasiones conviven y no se pueden manejar a placer, incluso para alguien con un sentido tan epicúreo de la vida.


Sin embargo, qué fácil y armonioso fue todo a lo largo de este último verano. ¿Será el sol de España? ¿Sus gentes, sus parajes? Cudillero nos acogió con su perenne encanto, una ciudad que antaño permanecía oculta a ojos de cualquier posible invasor, una población que se asienta sobre la rasa litoral como un jinete a horcajadas sobre su caballo. Si por mar no lo puedes divisar, por tierra solo lo vislumbras hasta que aparece ante ti en todo su esplendor.



No han sido pocos los vestigios que nuestra invitada asiática ha podido visitar, y uno de ellos fue el castro de Coaña. Puede que no sea mundialmente conocido, pero personalmente me resulta apasionante encontrarme al lado de unos asentamientos celtas del siglo I. Nos hallamos ante prácticamente dos milenios de historia. Párate a pensar por un momento en las piedras que estás tocando (infringiendo las reglas, pero en caso de llegar desde el Lejano Oriente te perdonamos), las personas que las han puesto ahí hace tanto, tanto tiempo... No te limites a ver e inmortalizar en algo que ni siquiera imprimirás, tienes que imaginar, ser consciente del legado histórico que hemos recibido y conservado. Imagínate las vidas de esos celtas por un momento y olvídate del olor de esa fábrica de celulosa cercana. Estás viendo los propios molinos y morteros que utilizaban personas hace 2000 años.


Asturias tiene tantas ciudades con encanto... Uno de mis descubrimientos en este viaje fue Oviedo. ¡Qué casco antiguo tan hermoso! Paseando por él y disfrutándolo creo que hasta sería capaz de soportar mejor el libraco que tan infumable me pareció hace 10 años: La Regenta. Esa Vetusta que me sumía en el hastío se me hace más apetecible y amena. Paseamos alrededor de la catedral y cenamos un revuelto de gambas, setas y ajetes tiernos que se convirtió en uno de los favoritos de Mika. La verdad sea dicha, lo hicimos en el único sitio de la calle Gascona que no servía sidra.



Llanes fue otro de los pueblos asturianos que visitamos, en plenas fiestas patronales. Lo cierto es que vi aún más cosas que en la última visita del 2007. Curiosamente era un sitio cuyo único recuerdo para mí consistía en una máquina recreativa del hotel en donde nos habíamos quedado en tiempos casi inmemoriales. Los famosos Cubos de la Memoria de Ibarrola en el espigón del puerto de Llanes, con sus innumerables escorzos, constituyen la más singular de la escolleras que servidor haya visto nunca. Pese a todo, el malecón de Tapia siempre tendrá mucha más magia y vida para mí. Quizá sea por lo que representa, pero el rugido del batir de las olas allá no tiene precio.


No solo de Asturias vive el hombre, ni el turista. Cantabria ofrece un amplio abanico de posibilidades, y en este caso volví sobre mis pasos. Recorrí de nuevo los adoquinados de Comillas y Santillana del Mar. Recordemos que el primero (2007 con Jorge y Borja) solo lo había visitado de noche y en plan famélico, en una búsqueda desesperada en pos de una posada que resultó ser infructuosa.





En esta ocasión pudimos disfrutar de Comillas en pleno día y me pareció un destino turístico esencial y además un lugar nada despreciable para pasar las vacaciones, por su playa, cuya existencia desconocía por completo, tan breve e incompleta había sido la visita anterior.



También visitamos el Capricho de Gaudí, una obra fiel a su estilo genuino que no deja a nadie indiferente. Merece la pena detenerse en las estancias y echarle una buena ojeada a los libros sobre esta obra del arquitecto catalán. Al igual que en la Casa Batlló, uno puede perderse muchos detalles si no tiene el tiempo necesario para deducirlos o la curiosidad inquisitiva para leerlos u oírlos. Los japoneses se pirran por Gaudí, y de hecho su propietario es un empresario japonés: Taketo Kurosawa (nombre fácilmente manipulable a "Kateto"). Dentro del museo me fijé en un póster con el currículo de un experto en Gaudí que acabo de recordar ahora a través de una noticia: Hiroya Tanaka. Recomiendo leer la noticia para enterarse sobre lo ocurrido con esta obra.

Santillana del Mar es un destino clásico y con un encanto inconfundible. Su empedrado, sus balcones engalanados de florida presencia, sus tiendas con productos de la región, de nombres sugerentes y cachondos... Si al deleite de pasear por sus calles le aderezamos su proximidad a la Cueva de Altamira, Patrimonio de la UNESCO, este pequeño municipio representa un destino turístico de la máxima prioridad. Me pregunto si mis padres y mi tío habrán ya devorado las anchoas de Santoña que les compró Mika como souvenir. Sí, esas que Revilla le regala siempre a Zapatero.


Terminamos el viaje por el Cantábrico de la mejor forma posible: disfrutando al alimón de mi pescado favorito. La palometa roja, conocida por el nombre de virrey en Asturias, fue todo un manjar que sirvió de broche de oro para nuestro periplo por el norte de España. No podían faltar las sidras de rigor que nos atrevimos a escanciar a nuestra manera.





lunes, 4 de octubre de 2010

Fauna barraquera 2: San Froilán 2010

Es un panorama sobrecogedor. La migración de anguilas y salmones, ñus y antílopes, gansos y cisnes... Todos ellos recorren grandes distancias con el único objetivo de la supervivencia, la reproducción o ambas cosas. Son los grandes conocidos de la migración animal, pero hoy dedicamos a este espacio a una especie menos conocida, pero cuya hazaña resulta igualmente loable por su tesón, su talante de viajero impenitente que deja atrás su añorada tierra y su bienamado ganado. Son los homo aldeensis, más conocidos como aldeas.

Resulta difícil imaginarse un San Froilán sin estos individuos tan campechanos, de mejillas sonrosadas, piel hirsuta, manos callosas y ceño poblado. Cuando nos deleitan con su presencia en otras épocas del año, se concentran en su lugar predilecto, al amparo de la Marina Española. Noches de impacto, de arrebato y de como se llamen los demás baretos de esa calle.

No nos llevemos a engaño; sin el sacrificado trabajo de sol a sol por parte de muchos miembros pertenecientes a esta especie, nuestras vidas no serían lo mismo. El que carezca de sangre aldeana que fluya por sus venas podrá moverse en la ciudad como pez en el agua, pero se ahogará sin remisión ante la hombrada que se le antoja el matar a un animal. El rostro del ciudadano fuera de su elemento se torna macilento ante la matanza que presencia, y a los ojos del recio labrador ese otrora impasible y voraz consumidor de carne no es más que un lechuguino, un pazguato que, como tal, se pasma ante el milagro que presencia cuando ase la tetilla de una ubre para exprimir sus contenidos. Es entonces cuando el noble hombre del campo esboza la misma sonrisa que merece el hallar su presencia, el reparar en su porte y el escuchar sus palabras. ¿Qué diría un hombre refinado de antaño, un individuo de hogaño y un homus aldeensis ante la misma situación? No he podido evitar mojarme y plasmar mis conjeturas en negro sobre blanco:



—¡Voto a bríos que ese bellaco pagará cara su osadía!
—¡Maldita sea su estampa!
—¡Cajo na cona co pariu!

—Sin palabras me hallo ante tamaño desaguisado.
—Vivir para ver.
—¡Manda carallo!

—¿Me concede este baile vuesa merced?
—¿Quieres bailar conmigo?
—¿Jastas pista, moza?

—¡Ah, de la puerta!
—¿Podría abrirme, por favor?
—¿Abres ou non?

—¡Alabado sea Dios!
—¡Dios mío!
—¡¡Cajondiola!!

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Saint Young men / 聖お兄さん


Después de tanto tiempo en Japón, hoy he entrado por primera vez en un Book-Off para comprar el primer tomo de Saint Young Men, un curiosísimo manga que narra las aventuras y desventuras de... ¡Jesucristo y Buda! Pero no acaban ahí las sorpresas. Como no podía ser de otra forma en un manga japonés, ambos comparten piso en Tokio (yo diría que por la zona de Tachikawa, ya que suelen mencionarlo en lo poco que he leído).

Lo cierto es que es un manga muy simpático, aunque en la caracterización de los personajes Jesucristo sale perdiendo. Buda responde a la idealización: la quintaesencia de la serenidad, la empatía y la compasión. Jesús, por su parte, es todo buenas intenciones, pero obra de forma torpe e inocente. Es un fanático de los blogs y le gustan los videojuegos y las nuevas tecnologías en general. En el tomo 2, que estoy leyendo ahora, aparece en cada capítulo un texto en clave humorística que caracteriza a ambos personajes. En uno describen cuándo se sienten tristes (como si les preguntaran a ambos, y estas son las respuestas).

Definición de bajón para Buda: que no salgan las cuentas del hogar.
Definición de bajón para Jesucristo: cargarse el artículo del blog al pulsar "Atrás" en el explorador.



«Nunca había visto a nadie parecer tan tranquilo en una caída [libre]...»

Jesús y Buda llevan una vida normal y corriente, pese a su sagrada procedencia y divina Providencia. Aquí radica buena parte de la gracia. A Jesús suelen confundirlo con Johnny Depp, mientras que a Buda por ejemplo le duelen horrores esos largos lóbulos al salir una noche de invierno. En esa ocasión Jesús se los mete dentro de los oídos para evitar que vayan colgando y Buda musita «Completo silencio...» para luego exclamar a los cuatro vientos (alzando el tono en exceso sin ser consciente al tener tapados los oídos): «¡No me había dado cuenta de que los orejones eran un atajo para llegar al nirvana!». En otras ocasiones se enfrentan al dilema de estar en su derecho de obtener descuentos por tercera edad (teniendo en cuenta su fecha de nacimiento...)


«Mira, ahí pone que hay un descuento del 50% para mayores de 80 años. ¿A nosotros se nos considera ancianos?»
«Hombre, yo diría que somos bastante ancianos. Pero creo que no va a colar.»

Quizá lo más interesante no sea la historia o las gracietas en sí, sino en saber que la aparición de ambos personajes no ha suscitado la ira de nadie que haya salido a la palestra para defender a capa y espada una supuesta imagen conspicua e impoluta que se debería reflejar de ambos símbolos de sendas religiones. Ya era consciente de la libertad de expresión del cristianismo en ese sentido (¿quién no conoce las tiras de ¡Dios mío!), pero saber que el budismo tampoco impone una prohibición tácita al respecto es de agradecer. Sin embargo, todos somos conscientes de que no habría tanta libertad en caso de tratarse de Mahoma. Todos sabemos lo que ocurrió con la discoteca La Meca, que se vio obligada a cambiar tanto nombre como diseño. Desde aquí emplazo a los dibujantes de mangas japoneses (mangakas) a echarle huevos al asunto y crear un cómic con Mahoma como protagonista. A poder ser, con un toque ligeramente gay, para que la libertad de expresión sea completa. No debería haber ningún problema si, como en Saint Young Men, todo se hace sin mala fe :-).


viernes, 24 de septiembre de 2010

Vacaciones estivales 2010 (2)

Mika retratada ante Paulo Máximo y César Augusto, fundadores de la ciudad.

La presencia de Mika en Lugo es algo difícil de olvidar. Se me hace increíble pensar que alguien originario de Taiwán ha venido desde el remoto Japón a una ciudad modesta, pero con muchas cosas que ofrecer. Todos y cada uno de los breves instantes del poco tiempo disponible en Lugo fueron muy especiales, y para mí es difícilmente repetible lograr una ecuación de este calibre. Que se lo pregunten a mi amigo Diego. Que si el dinero, el poder coger vacaciones, el que yo esté en España. Es difícil de conseguir. Pero me alegro de haber mostrado a un extranjero por fin mi ciudad natal. Es la primera experiencia que tengo. Cómo me gustaría poder disfrutar unos cuantos días más, con la sensación tan extraña y novedosa de divertirme yendo de compras: (¡poco a poco lo voy comprendiendo, mujeres!) de hecho, ya lo he disfrutado un par de veces. ¿Será posible? He traicionado los más básicos estereotipos del varón clásico...



Para alguien de fuera, como lo fue Taiwán para mí, todo resultará exótico y fascinante. Para alguien "de dentro", ver al extranjero de turno comerse una orejilla en A Nosa Terra es una delicia, por un momento parece que estuviésemos haciendo vida aquí, y saliendo una noche como otra cualquiera para tomar un pinchito y el vinito de todos los viernes.

Pero el tour (ojo, palabro que la RAE ha propuesto suprimir) debía continuar, y de la hermosísima catedral neoclásica de Lugo pasamos a la catedralucha de Santiago de Compostela. Parece ser que es bastante famosa, sobre todo este año. Y ahora en serio, para un gallego sobran las palabras ante tal monumento. No solo la atracción principal, sino la siempre bella ciudad compostelana. Esta vez, además, contábamos con un guía turístico de excepción: Pedro, el novio de Ariadna. Nos deleitó con varias anécdotas sobre aspectos que incluso muchos santiagueses a buen seguro desconocerán: sombras misteriosas, aberturas preventivas, árboles proféticos o gárgolas escatológicas. Además de los datos puros y duros que Mika debía conocer.



Jorge nos acompañó durante la visita por Santiago, a todas luces necesaria para alguien que visita Galicia. Creo que con esta visita discriminatoria de otras partes de España más populares (Madrid, Valencia o toda Andalucía, por ejemplo) hemos hecho justicia a una zona del país ibérico en donde las temperaturas te conceden una tregua y que poseen un encanto ciertamente diferente. Sí, es la zona del Cantábrico, hogar de uno de los viajes que con más cariño recuerdo, el del 2007 con Trompi, Borja y Jorge.

De una catedral tiramos para otra, la Playa de las Catedrales. Su nombre auténtico es Praia de Augas Santas, y según una fuente que no quiero revelar (¡aaatxusto!, oigh, ¡qué catarro he pillado!), parece ser que efectivamente los dos sitios más visitados por los turistas en Galicia son dos catedrales.


En fin, lo cierto es que sí había bastantes turistas por allí. Me pregunto si algunos de ellos serían australianos, porque sus doce apóstoles de Victoria guardan un parecido semejante en cuanto a majestuosidad. Después de haber visitado ambos sitios, esta playa de Ribadeo me sigue transmitiendo un mayor encanto.



Qué gusto remojar los pies en esa agua gélida del Cantábrico... El mar acaricia tu piel y te envuelve en su arrastre. A lo lejos, tus oídos se rinden al sosiego que transmite el murmullo de las olas, y a medida que te acercas el embate eólico inicial pasa a ser el fragoroso embate del mar contra las rocas, una placidez abrumadora, y una bruma plácida. La batalla eterna de Poseidón contra Gaia que lleva dejando huellas imperecederas durante siglos, en los acantilados horadados y en las rocas esculpidas. Una obra de arte anónima que nos contempla al mismo tiempo que nosotros la contemplamos. Y cuando una vez más refrescamos los pies en esa agua gélida del Cantábrico, no podemos evitar postrarnos ante el único dios que veneramos en las catedrales: la vida.


Fue un bello comienzo del periplo asturiano, aunque el que escribe estas líneas tuviera que hacerlo prácticamente a la pata coja por la picadura de una faneca brava (Trachinus draco, conocida como escarapocho en Asturias: la muy cabrona se entierra en la arena para cazar a sus presas y ataca a sus depredadores con los radios de su aleta dorsal; por si fuera poco, no es comestible). Disfrutamos de una comida exquisita en La Terraza, como siempre que voy por allí, con los calamares en su tinta, las patatas bravas, el pollo al ajillo y una buena sidra. Después tuvimos tiempo para volver a nuestra más tierna infancia saltando las olas de la playa en esa, para mí, fatídica marea baja. Recuerdo que cuando llegué al puesto de socorrismo le pregunté al socorrista, valga la redundancia:

—Por la forma de caminar, sabrás por qué vengo, ¿no?
—Y tanto, eres el sexto hoy.

Cuando ya estaba acabando con mis curas, le llamaron por el walkie-talkie: una niña de 7 años se había convertido en la séptima víctima del día.



Fue un día bien aprovechado, sin duda, porque después llegamos a tiempo para que Diego y servidor se batiesen sobre el asfalto. Existe la grabación correspondiente, pero ya que he subido el vídeo del posterior duelo con Jorge, aprovecho para ponerlo aquí. Trece minutos insufribles para cualquiera que no sea o bien Jorge o yo, ya que el cámara hace de las suyas y graba unos bellos planos en los momentos más interesantes. Pobre Borja, con lo bien que se lo hubiera pasado tratando de lanzarnos caparazones rojos sobre la pista ;-).



El viaje por el Cantábrico aún daría más de sí :-).

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Nombres desafortunados: volumen 3

Este sábado Chika nos quería llevar a un restaurante hawaiano ubicado por la zona de Shibuya, pero cuando llegamos comprobamos con desilusión que ya había cerrado sus puertas... definitivamente. Lo que no me esperaba encontrarme con el cartel aún presente era un nombre tan viscosamente asquerosillo.


Sí, amigos. Esta vez no estábamos ante una traducción mocosuena de algún nombre con gracia en otro idioma. Realmente se trata del nombre de un plato típico de este país. Al parecer "loco" era el apodo de uno de los chicos pertenecientes a una familia humilde de la isla, allá por el año 1949. Como no nadaban precisamente en la abundancia, cuando fueron a un restaurante de la zona pidieron los ingredientes por separado para tener algo que llevarse a la boca, y del apodo del chaval en español (ya que tenían clases de este idioma) y una palabra parecida que simplemente rimase con la primera surgió el nombre. Claro está, los pobres desconocían lo que el segundo vocablo quería decir en realidad. Mejor no pensar en el nombre del plato cuando uno aplasta el huevo...


viernes, 17 de septiembre de 2010

¿Qué me estás contando?

Desde que vivo en Tokio, cada vez por menos tiempo (¡yen, púdrete!), me he dado cuenta de que hay muchos aspectos en donde somos diferentes de los japoneses. En algunos casos se trata de aspectos quizá triviales, pero lo que aún me llama más la atención son las diferencias claras que existen incluso entre japoneses, chinos e incluso nepalíes.

¿De qué cosa baladí es estamos hablando? Para el que aún no haya caído en la cuenta, se trata precisamente de esto último: ¿Cómo cuentan los japoneses?




La persona que está contando aquí es coreana, que usa el mismo sistema. Cuando realizan cálculos para sí mismos, los japoneses cuentan, para variar, justo al revés que nosotros. Así, la palma extendida representa un cero, y a medida que se pliegan los dedos aumenta la cantidad. Por eso yo siempre les digo que para ellos dos puños son 10, y empiezo un baile estúpido. Sin embargo, al llegar al 5 vuelven a extender los dedos para seguir desde el 6. Esto solo se aplica a cuando cuentan para sí mismos.

Otro aspecto interesante es la forma en la que muestran los números del 6 al 9, por ejemplo los camareros de un bar, para indicar algún precio o el número de comensales.




El sistema chino, que no taiwanés, ilustrado aquí por Kang, es ciertamente extravagante. Hasta el 5 todo parece normal, con la peculiaridad de que el tres se puede mostrar de dos maneras (el corte de manga es una broma, por supuesto). Sin embargo, a partir del seis la cosa se pone interesante. Mejor observarlo con vuestros propios ojos.




No me esperaba encontrar diferencias al preguntar a los nepalíes de mi clase sobre su forma de contar. Pero vaya que sí... Me gusta este sistema porque permite alcanzar una mayor numeración, gracias al aprovechamiento de falanges, falanginas y falangetas.

Una pequeña variante que se introduce al mostrar números al interlocutor es la que se encontrarán muchos si van a cualquier restaurante en Japón. Si son más de cinco personas, la cosa se pone más interesante, porque emplean otro gesto desconocido para nosotros. No utilizan las dos manos, por separado.

Mika nos muestra en este vídeo esta forma de contar de cara al cliente, además de presentarnos brevemente el sistema taiwanés.