martes, 26 de agosto de 2008

Fuegos artificiales de Chofu / 調布市花火大会

El sábado 23 de agosto tuve la oportunidad de presenciar mis segundos fuegos artificiales japoneses. Los primeros fueron los de Jingu Gaien, y en esta ocasión me desplacé hasta Chofu (una ciudad de la periferia de Tokio) con Chica y sus amigas. Efectivamente, una chica japonesa que se llama Chica, qué cosas tiene la vida.

La verdad es que las condiciones meteorológicas no eran muy favorables, y se temió por la cancelación y consiguiente aplazamiento del evento, de lo cual ya se avisa con anterioridad. Sin embargo, después de comprar nuestro oden (comida japonesa que será analizada en un artículo venidero) y encontrar el hueco necesario para la acampada, los primeros petardos confirmaban la realización del espectáculo.

Llegamos con horas de anterioridad para coger un buen sitio. Al igual que en los fuegos artificiales de Jingu Gaien había una zona de pago con sillas, pero en Chofu también hay un amplio espacio gratuito para aposentar tus posaderas encima del clásico plástico azul de 100 yenes que llevan muchos japoneses. Así que nos hicimos con un buen hueco y degustamos nuestro oden. A lo largo de las horas de espera pude practicar ligeramente mi japonés, que todavía no llega siquiera para una conversación interesante. Es bastante lógico, ya que comencé a aprender por mi cuenta en junio de 2008 y después he tenido siete semanas de curso a tres horas por día.

De todas formas, pude aprender palabras interesantes. Sin duda, la palabra del día fue bimyoo (微妙). Literalmente significa 'sutil', 'fino' o 'delicado', pero, como suele pasar con el idioma japonés, también se utiliza en ocasiones para las que nosotros usamos otro tipo de expresiones en español. En este caso el contexto era la incesante lluvia. Nos vimos obligados a mantener abiertos nuestros paraguas indefinidamente para resguardarnos de ella. Antes de empezar los fuegos asomábamos la mano para comprobar si la lluvia había cesado, y así poder ver el espectáculo de forma más cómoda. La lluvia se había convertido en un chirimiri, pero aun así no era suficiente como para cerrar el paraguas, así que Chica musitaba "bimyoo..." como diciendo "aún llovizna" y, por extensión "no me convence / no está clara la cosa". Por la multitud de significados que he encontrado al buscarla por internet parece una palabra de difícil traducción, aunque creo que en general tiene un matiz de incertidumbre, sobre todo al referirse al tiempo (meteorológico). Otra de las expresiones que ya había leído y pude repasar fue nekojita (猫舌), que significa 'lengua de gato' y se aplica a la gente que puede tomar bebidas muy calientes, por ejemplo. En este caso se utilizó porque el sake que bebía una de las amigas estaba ardiendo, pero fue capaz de ingerirlo sin problemas.

La conversación con las japonesas fue a ratos muy divertida, sobre todo por sus esfuerzos de interactuación a base de Japlish, esto es, el tomar prestadas voces inglesas para expresarse en japonés. Por ejemplo, hubo un momento en el que nos mojamos un poco por la incesante lluvia y el agua que caía de los paraguas. Una de las chicas me espetó un simpático "my oshiri is very wetto!". Vamos, que tenía el trasero muy mojado %^P.

A las siete de la tarde, con puntualidad japonesa, el alcalde de Chofu soltó su breve discurso y los fuegos dieron inicio. Afortunadamente escampó al cabo de unos minutos, y pudimos disfrutar de una hora y media de fuegos artificiales, todos menos uno patrocinados por empresas. El último corría a cargo de un abuelo que los dedicaba a sus nietos. Se vieron fuegos acompañados de música, como no podía ser menos un tema era el de las olimpiadas; entre los demás: Indiana Jones o My Heart Will Go On. He aquí unas fotos del festival (significado de 大会).

Comiendo antes de producirse las primeras gotas de lluvia.

Los fuegos artificiales adquirían formas simpáticas en una de las tandas. Aquí vemos una seta y una campanilla. ¡Me imagino!

La cara amable de la pirotecnia.

Estos eran girasoles.

Se acabó lo que se daba.

Takoyaki a la izquierda y a la derecha salchichas de... Frankfurt, ¡cómo no! (En el cartel pone furankufuruto en katakana: フランクフルト).

No hay comentarios:

Publicar un comentario