miércoles, 19 de agosto de 2009

Vuelta a clase: decoración de la habitación y un pequeño paseo

Esto de hablar con la familia por Skype usando la cámara tiene varias desventajas. Entre ellas, la de no poder hurgarme la nariz a placer mientras me comunico con mis allegados. Por otra parte, el interlocutor siempre tiene derecho a emitir su veredicto sobre tu apariencia o, en caso de habértelo currado para tener un aspecto presentable, redirigir sus críticas incisivas hacia tu entorno. En este caso la sosa y cuasi carcelaria decoración de mi habitación. Probablemente el adjetivo más adecuado sea "inexistente". Pues bueno, después de haberle dado un aroma a naranjo con un ambientador estupendo (ansioso me hallo por utilizar el de rosas que acabo de comprar, oig), me he puesto manos a la obra para tratar de darle un aspecto más ameno, pero he fracasado estrepitosamente y solo he podido darle un toque más... instructivo.


Este es el póster gigante que he comprado para la habitación. Incluye todos los ideogramas japoneses de uso común, tan solo unos 1945 de nada.

En la parte inferior se detallan las lecturas de los kanjis. La verdad es que impresiona bastante. Quizá otro día me ponga a decorarla para darle un toque más alegre, pero de todas formas... ¿A quién demonios le importa? Si algún día aumenta el número de visitas a esta mi noble alcoba, tal vez cambie el estilo.


Hoy ha sido el último día de mis vacaciones de verano. He recibido una traducción jugosilla, así que ya tengo trabajo para el fin de semana. A partir de mañana vuelvo a tener 3 horas de clase y un par de horas trabajando en una compañía de reciente creación con sede en Tokio. Decidí aprovechar el día paseando con Mika por el parque de Inokashira (cerca del cual se encuentra el estudio Ghibli), en la zona de Kichijoji. Me pareció un lugar estupendo para mi próximo recorrido en bicicleta. Según mis cálculos, me llevará al menos unos 45 minutos llegar, pero seguro que merece la pena. Tal vez lo haga este fin de semana, ya que no tengo partidos de baloncesto hasta octubre.



Por las nada procelosas aguas del estanque pululaban nuestras amigas las carpas (omnipresentes en cualquier parque japonés), con esas bocas siempre a la espera de alimento por parte del visitante. Si tuvieran manos, harían tornavoz para exigir hasta la más insignificante carnada.

Al final nos dirigimos a Tokyo Midtown para ver de nuevo lo que había ido a ver con mi amiga Chika el día anterior. Lo que en japonés llaman 水花火, es decir, los "fuegos artificiales acuáticos", las "aguas artificiales", o como quieran Uds. llamarle. Consiste en un espectáculo de diez minutos donde se lanza agua a presión desde unos cañones al compás de la música, aderezado de un juego de luces láser. No está mal para ser gratis, aunque se queda algo corto. Eso sí, puedes acabar bastante mojado, en función de la dirección del viento. No en vano te dejaban unos paraguas si soplaba hacia ti.


video

4 comentarios:

  1. Me parece una decoración bellisima, falta ahí algún póster de Manowar,pero bueno.
    Realmente a las habitaciones sólo se va a dormir, para que molestarse en decorarlas.
    ¿La bici es de paseo o de montaña?
    ¿cuánto dirías que pesa?
    Es que aquí hay una confusión generalizada acerca del peso de las bicicletas.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, hijo, sí, de momento solo se duerme por aquí. A ver si mejora la cosa x-D. La bici es de paseo; la verdad es que no recuerdo haber probado una de estas antes. Es impresionante, porque siempre va con la cadencia perfecta, sin importar cuán empinada o llana sea la calle. Pese a ser de paseo, al menos el manillar no está girado de forma completamente homosexual, es recto. Un día de estos le hago una foto y la pongo aquí. Es negra, lo cual demuestra mi gran tolerancia por las bicis de color. Peso: pues bastante, menos mal que ahora puedo aparcarla abajo, antes la portera no me dejaba porque decía que los de nuestro piso ya estaban utilizando las plazas pertinentes. "¡Mentes!", dicíalle eu. Al final me salí con la mía de mí mismo de mi persona de yo. ¡Besos!

    P.D: Es un putadón considerable que no puedas venir en noviembre. Porque montarla en Tokio al estilo Crende no tiene precio: berrándole "Conasss" al barman japonés y cosas así. Siempre he querido hacerlo desde que estoy aquí, ja, ja.

    ResponderEliminar
  3. Jaja,en mi vida le he dicho eso a un camarero.
    Sí que es putada, sí, pero bueno, ahora sólo deseo que fenezca de terrible accidente aéreo el resto de la expedición.
    Me aseguraba Tista el otro día que te había visto cruzando 18 de julio, ¡por dos veces!
    Me estremecí, no me era extraña la convicción con la que describía tu sosegado andar y gallardas maneras.
    Pues me aconteció de igual manera pocos años atrás.
    Supe entonces que nos encontrabamos ante tu némesis, ese burdo imitador que había vuelto para acabar con nosotros mediante la confusión.
    Respecto a la bici, siempre es un alivio tener el manillar recto, evita muchos comentarios hirientes por parte de los peatones.
    Eso de la cadencia perfecta sin tener marchas me parece raro, si eso fuese así sería el fin de empresas como Shimano y otras que no conozco, es una afirmación muy atrevida.

    Salud

    ResponderEliminar
  4. ¡Ja, ja, ja, ja! Casi me meo con ese último comentario. ¡Cuánto tiempo sin tener noticias de mi imitador! ¿Seguirá llevando ese chándal potriñoso o se habrá adaptado a los nuevos tiempos para seguir dando el pego como doble? Ojalá pueda conocerlo algún día :-D.

    ResponderEliminar